El “envejecimiento” . Soluciones para tu gente y tu empresa

proceso envejecimiento

Es un asunto especialmente importante y siempre delicado. Hablamos de personas, de su sentido y utilidad en la vida, de su modo de tener ingresos. También de la subsistencia de la empresa. De la necesidad de seguir proponiendo soluciones útiles y actuales a nuestro mercado, cada vez con una competencia más global. Tan es así de complejo, que muchas veces por prudencia y otras por no saber bien cómo solventarlo mejor, lo dejamos pendiente como tema que precisa una muy buena solución.

¿Qué hacemos?. No está la realidad actual como para evitar decisiones. A su vez, hacerlo sin tener muy clara la alta posibilidad de un buen resultado supondría, en el mejor de los casos, abrir un debate interno que precisará de mucha energía y dedicación por parte también de la Dirección. Más muy probablemente problemas de relación que afecten a la motivación general y si la única solución pasará por tener que prescindir, un importante coste económico y un necesario reajuste interno. Y si no se hace muy bien, más de un disgusto que en las pymes rara vez se quedan en lo puramente profesional, por los vínculos personales y sociales y la cercanía de residencia además.

77979722-87e3-430f-b0a1-29933dfa2782

La cuestión, realmente importante para resolver, es: ¿Cómo lo convierto en una oportunidad que mejore la eficiencia interna, la motivación del equipo  y de paso el prestigio social de mi empresa?
¿Y si tiene que costar dinero, cómo lo convierto en una inversión medible en eficiencia y rentabilidad futura para mi Empresa?

Las soluciones, porque cada empresa, circunstancia y persona va a requerir de la suya, pasan por un trabajo común entre las partes, con apoyo especializado, hasta alcanzar soluciones innovadoras en beneficio de todos.
Esto se dice pronto. Como cabe suponer, requiere de un análisis de las necesidades de la empresa, las aptitudes y circunstancias de los profesionales. Con unas buenas dosis de ánimo constructivo y saber hacer por parte de los mentores especialistas. Y tiempo, unos seis meses de promedio, para que los resultados se puedan ver y tocar.

Como orientación, enunciamos aquí algunas de las opciones que barajaríamos, sabiendo de antemano que ninguna de ellos por sí sola traerá la solución útil para todos, y que lo difícil de esta labor es aunar voluntades y trabajo en común, para que los objetivos puedan alcanzarse.

Soluciones internas

 

La mayoría de las ocasiones, la labor de apoyo externo va a facilitar los canales de comunicación, va a inyectar nuevos modos de actuar y solventar situaciones enquistadas,  proporcionando aliento a todos y tiempo liberado a la Dirección, más el importante ahorro económico que supone poner solución real a estos problemas.Facilitar

Y como es verdad que no siempre hay solución interna, quedará patente el trabajo realizado, antes de pasar a la fase de solución externa, poniendo todo nuestro saber hacer e intención en que esta, seguro, difícil situación para todos, pueda convertirse en una “bendición disfrazada”. Una de esta situaciones que nos traer la vida y que pasan por ser a corto un grave problema para convertirse mañana en una excelente oportunidad personal. ¿Cómo puede ser eso?. Aquí van algunas pistas :

  1. La propia capacidad de un ser humano está en casi todas las personas, muy por encima de la labor realizada, sobre todo en un tipo de trabajo repetitivo en una empresa. Comprensiblemente, este no es percibido por sí mismas por algunas personas en esta situación, pudiendo adquirir si no hay un apoyo especializado una forma dramática que se apodera de la voluntad y nos impide pensar en soluciones para nosotros mismos. En estos momentos es casi imprescindible un buen apoyo.
  2. Las cosas cambian cuando en un proceso negociado y con el tratamiento de asunto importante que bien merece, es abordada la salida con la energía puesta en convertir la situación en un medio de bienestar y con mayores posibilidades reales de realización personal. Y no sólo desde la buena intención, sino con soluciones concretas y realistas.
    Es fácil decirlo. Mucho más que abordarlo y solventarlo. Y por eso precisa la intervención de profesionales especializados, con una visión amplia de las necesidades de la empresa y de las personas, que se adquiere cuando la vocación y la dilatada experiencia se unen a favor de una solución comprometida.
  3. Y aquí es donde se empiezan a encontrar soluciones como:
    1. El reposicionamiento externo, cualificando a la persona y apoyándola en sus puntos menos desarrollados con una colaboración en Red que le permita dar la talla de la responsabilidad a adquirir en otra empresa, con claro valor añadido.Incrementar la inserción laboral
    2. La posibilidad de seguir desde fuera siendo útil también a la empresa, con una propuesta de empresa de servicios donde todos salgan ganando.
    3. Aspirar a ejercer la vocación de forma remunerada. Ir “a por todas”, con apoyo mentor, hasta conseguir hacer realidad el sueño de vivir de lo que un@ ama.Vocación remunerada

De todo esto, ampliado, es de lo que trataremos cuando tengamos oportunidad de conocernos personalmente, bien en alguno de los Talleres para Empresarios que realizamos a través de vuestras Asociaciones, o cuando contactes con nosotros directamente. ¿Te interesa conocer más sobre el modo de adaptarlo a la realidad de tu Empresa?

Prudencio López, Coordinador