La cultura española es una cultura de la calle, a todos nos gusta salir los fines de semana a comer o a cenar. Los bares , restaurantes y cafeterías son establecimientos que estan muy interiorizados dentro de nuestra cultura y, aunque unos más y otros menos, todos salimos en algún momento y vamos a uno de estos lugares.

La diferenciación es una cualidad muy importante dentro de cualquier negocio y si esa diferenciación nace fruto de una necesidad real mucho mejor, pues bien en este punto me hago una pregunta ¿Sabéis cuanta gente tiene algún tipo de limitación alimenticia?, hay muchísimas personas que no toleran el gluten por ejemplo, ¿sabéis cuantos alimentos contienen este elemento?,¿qué pasa con estas personas cuando quieren salir a cenar o a comer a algún restaurante o bar? pues yo os digo lo que pasa, que el menú y por tanto la capacidad de elección para estas personas se reduce de manera considerable.

Viendo esto ¿No sería interesante un restaurante donde los menús tuvieran en cuenta estas limitaciones?, no sólo pensando en los celíacos sino en todo tipo de problemas, ¿Quien no sufre o tiene algún amigo o familiar con colesterol, que es diabético o simplemente que está a dieta y no quiere dejar de salir con los amigos a cenar un sábado?

Un modelo interesante de negocio podría ser el de un restaurante de comida saludable, en el que un nutricionista cualificado se encargara de confeccionar menús que supongan una alternativa para aquellas personas que no pueden tomar muchos de los alimentos que comunmente nos ofertan en los restaurantes ¿Una buena idea no? y vamos más allá , todos hemos visto la algarabía que montan un grupo de niños dentro de un restaurante, impidiendo que los padres y el resto de comensales tengan una velada tranquila ¿Por qué no adaptamos una zona para que estos niños coman, de manera saludable, y jueguen supervisados por un profesional que se encargue de que coman y luego realice actividades con ellos hasta la hora de irse?

Esta idea de negocio podría suponer una diferenciación y por tanto una ventaja competitiva frente al resto de establecimientos de este tipo ¿A quien no le gustaría comer sano, en compañía de los suyos y con sus hijos divirtiéndose con el resto de niños y con una persona encargada de supervisarlos? ¿A mí me encantaría? ¿Y a ti?

Beatriz Moreno Ferriols

Socióloga