Sénior: Nuestra evolución profesional

Inspirándome en esta Pirámide de Maslow adaptada al trabajo realizada por @danielgrifol y que he obtenido del twitter de @laurarosillo, propongo para nosotros los Séniors algunas conclusiones.

Pirámide Profesional inspirada en Maslow

 

 

 

 

 

 

 

 

Tal como sucede en los demás ámbitos con la famosa y útil Pirámide, en tiempos de incertidumbre y abundancia de información, se nos hace necesario aplicar aquí también unas nuevas bases para conjugar nuestra realidad y hacerla eficiente hoy.

No va a haber tal cosa como la seguridad de tener un trabajo estable del que vivir. Los que quedan tienden a ir, paulatina e inexorablemente, a soluciones más volubles, encaminadas a que cada día tenga menos sentido pagar por «alquilar horas» y más compensar por logros, por la participación activa y útil en objetivos.  Aquí la representación piramidal nos obliga a utilizar sus cuatro lados, representando en los otros tres diferentes órdenes en los que la base, por ejemplo, esté en la utilidad real que seamos capaces de aportar en cada proyecto . En otro lado estará en la base nuestro valor diferencial consolidado, que será lo que nos dé la seguridad de ser requerido en un número de ocasiones adecuado para atender nuestras necesidades económicas. En otra base estaría la confianza que hemos generado en personas a quien le somos útiles o quienes nos prescriban a terceros.

Como podemos comprobar, se nos vuelve «líquida», Cubo Rubik Iy como si de un Cubo Kubrik se tratara, nos invita a combinar las piezas del modelo de nuestro negocio o nuestra profesión para hacerlas congruentes entre sí y ajustables a las distintas necesidades sociales que podemos atender con la labor que amamos para obtener así la satisfacción de las nuestras.

¿Qué opinas?

Sénior: ¿Vocación o trabajo?

¿Y si hoy es ya más fácil ganarse la vida con tu vocación que con un trabajo de la anterior era industrial?.

Vocación. ProfesiónFíjate en nuestro entorno. En los nuevos tipos de empresas que emergen, el peso de la fuerza laboral sénior, las nuevas soluciones que están emergiendo para séniors, los tipos de empleos que se demandan . . . la mayoría precisan un valor añadido, bien tecnológico o de servicio personalizado. La llamada brecha digital supone una barrera a superar para cualquier sénior que no quiera quedar marginado de la realidad, tanto profesional como socialmente. Sin necesidad de hacerse informático y sí un usuario de nivel medio.

De otro lado, comenzando a influir cada día más en nuestra sociedad, observamos los movimientos sociales de economía humanizada a nuestro alrededor, comprobaremos la cantidad de pequeños grupos que están ayudando a gestar una nueva realidad decidida a corregir los excesos de una sociedad que ha derivado hacia una primacía del tener y del acumular .

Para cada vez más personas se evidencia que esto no es una época de cambios, sino un cambio de época.

Cambio de época

Ya con la mirada puesta en nuestro presente y futuro profesional inmediato, mi sugerencia es que pongas tu atención en las oportunidades de la nueva etapa evolutiva, más que en los restos que todavía colean del viejo paradigma industrial, aún hemos consciente del peso que este tiene por ser  nacidos y haber sido educados como parte de este sistema.

Esta breve historia nos puede orientar sobre la importancia de donde ponemos nuestra mirada: Continuar leyendo «Sénior: ¿Vocación o trabajo?»

Roberto Crobu, experto psicólogo: “El fracaso no existe”

¿Qué hacemos frente al miedo a fracasar? ¿Nos paraliza ese sentimiento? ¿Realmente existe o sólo es nuestra percepción? A estas y otras preguntas, Roberto Crobu, experto psicólogo, se encargó de responder durante el desarrollo de la conferencia ‘Cómo superar el miedo al fracaso’.

Principalmente, en esta conferencia, destinada a emprendedores y a todos aquellos que están pensando en ello, Roberto Crobu animó a los presentes a olvidar sus miedos ante el reto de emprender y convertir las dificultades en oportunidades. Al hilo de ello señaló con respecto a la idea de emprender un negocio que “todo se inicia con un pensamiento (idea) y cuando tenemos miedo todo muere en un pensamiento”.

Roberto Crobu, ante un numeroso público de más de 40 personas, se centró en una idea principal: “El fracaso no existe”. Para el experto en las situaciones de la vida, ya sea a la hora de montar una empresa, en el trabajo o con la familia, se tendría que cambiar la etiqueta de “fracasoporaprendizaje” ya que “el fracaso nos indica que el camino que hemos elegido no es el adecuado”, puntualizó.

Crobu afirma que sencillamente “el fracaso es un punto de vista de la realidad”, lo que existen son consecuencias de acciones. Para el experto “el fracaso es una construcción artificial, un juicio de una situación” y propone que “al eliminar ese juicio, eliminamos el fracaso”.

En este sentido Grobu argumenta que el fracaso se encuentra unido al miedo, miedo a fracasar y a equivocarnos, “lo que nos paraliza y no nos permite realizar nuestros sueños”, agregó. Así asocia el miedo con un pensamiento autolimitador que actúa en tres niveles: emocional, intelectual y conductual pero no se da en estas tres dimensiones a la vez ni tiene por qué ser en todas, esto dependerá de cada persona.

Según Crobu, sentimos miedo ante el fracaso por varias razones, la principal es el pensamiento generalizado de que los términos ‘éxito’ y ‘fracaso’ nos califican como personas y “si fracaso no valgo nada”. Por su parte, el experto psicólogo propone para romper con el miedo ante el fracaso cambiar estos dos pensamientos: “En el subyacente del miedo al fracaso está la idea de que el valor de la persona es proporcional a sus logros” y la “inseguridad” al plantearnos si disponemos de “la solución única” olvidándonos de que para un mismo problema hay varias soluciones.

María Luisa Lucas

Comunicación

Financiación colectiva: personas desconocidas que pueden convertirse en tus inversores

Financiación, financiación, financiación. Actualmente a la hora de sacar adelante un proyecto parece que esta palabra lo abarca todo. Nosotros pensamos que sí… y que no.

Hace unas semanas estuvimos en una charla sobre el Crowdfunding, un fenómeno también conocido como financiación colectiva. En otras palabras: una alternativa cada vez más fuerte ante la ausencia de financiación a través vías hasta ahora más tradicionales como las entidades financieras o las subvenciones públicas. La reflexión es: si tengo un proyecto y necesito dinero para poder sacarlo adelante, ¿por qué intentar buscarlo en un solo lugar? Ahora, a través de Internet, personas desconocidas interesadas en tu proyecto podrán apostar por él convirtiéndose en tus inversores.

Todos los ponentes coincidieron en que el sector de la cultura y las industrias creativas es el que más fuerza o mejores respuestas obtiene en este tipo de financiación, además de que fue el pionero en España. La explicación tiene lógica: si tu director de cine favorito te pide, por ejemplo, diez euros para hacer su nueva película, ¿cómo negarte? Y sumando muchas participaciones de 10 euros hay proyectos de cine, de música o de cómic que han salido adelante gracias al apoyo de sus ‘fans’. Y es que, como se destacó en varias ocasiones a lo largo de la tarde, ‘tener una comunidad online detrás de tu proyecto es fundamental para que el crowdfunding funcione’. ¿Puede tu proyecto conectar con la motivación o el interés del público? Porque si es así, tienes muchas posibilidades de encontrar en el Crowdfunding una respuesta.

[De nuevo, como tantas veces comentamos en Punzano, la importancia de formar parte de ‘la comunidad’ del Social Media y de tener presencia en el infinito mundo de oportunidades de Internet].

Las claves básicas a tener en cuenta si estás pensando en la microfinanciación colectiva:

1.- Muévete en redes. Crea tu propia comunidad con la que poder compartir tu proyecto.

2.- El cliente tiene la razón, y en este caso el cliente se convierte en el centro, porque será tu propio cliente potencial quien te financie.

3.- Transparencia y responsabilidad. La ausencia de ambas, en el 2.0, se castiga mucho.

4.- Sé creativo a la hora de contar tu proyecto en las redes sociales. Busca visibilidad y buena reputación.

5.- Los plazos son muy importantes. Marca una fecha límite (el plazo óptimo es de 80 días) para que la gente pueda hacer su aportación; si sienten que tienen mucho tiempo por delante, se relajan. Además, plantea un proyecto escalable, es decir, paso a paso. No pidas todo el dinero de golpe; comienza una primera fase, demuestra que tu proyecto es sostenible, y después siguen con la segunda.

6.- Define la contraprestación que tendrán tus inversores y recuerda que no debe ser necesariamente monetaria. Por ejemplo, en vez de recibir un porcentaje de los ingresos del proyecto, puedes agradecer el apoyo con los agradecimientos en un disco, dándole una atención especial a los inversores como hacer un concierto en privado sólo para ellos… Estos son ejemplos del ámbito cultural, pero lo importante es buscar la manera de que quien ha apostado por tu proyecto cuente con un valor extra que el resto de público.

Si quieres conocer algunos casos de éxito o ver las ponencias de la charla, visita el blog de los organizadores, BlackBox_Innova y encontrarás toda la información. Y por si te mueves en Twitter, los ponentes fueron: Carlos Albaladejo (@albaladejo) de Black Box Innova (@bbinnova), compartió mesa y reflexiones junto a Enric Senabre de Goteo (@esenabre), Ángeles Portillo de Churba & Portillo (@zanguanga) y David Torres de CERAI (@davidtaron).

Nuestra conclusión: la financiación es una parte importante de un proyecto, y por eso hablamos de ella, pero no es la única. Las ideas, el valor, la capacidad de gestión, la ilusión, la búsqueda de oportunidades… son también una parte importante de un proyecto y son también una parte que, si está bien planteada, atraerá esa financiación.

Seguiremos hablando de todo lo que implica ser emprendedor y ser empresa. Porque nos gusta y porque estamos en disposición de ayudarte.

María Luisa Lucas

Comunicación