Carta a Agustina, parada, con 57 años y un buen curriculum

Comparto aquí  el contenido del email que pasé a Agustina después de conocer por teléfono y correo electrónico su situación profesional y personal. Parada, con 57 años, un buen currículum, y haciendo lo que se le presente, cualquier trabajo, ante la falta de respuesta al envío de su candidatura en las ofertas de trabajo que encuentra.

Conversamos y le transmití que, en mi opinión, la vía del trabajo asalariado para personas seniors se va extinguiendo, y que a su vez, para aquellos profesionales maduros que, superada la brecha digital, determinan proponer al mundo de forma eficiente lo que aman hacer, se siguen abriendo cada día nuevas posibilidades. Soy testigo de ello por mi labor mentora con algunos de ellos.

Así que le propuse que valorara, una vez examinado su potencial, si estaría dispuesta a asumir su nueva etapa profesional de aquí en adelante, planteándose hacer finalmente aquello que ama hacer y que su experiencia le ha enseñado. Y que si así era, lo necesario para conseguir su éxito consistía en crear un modelo de negocio coherente, contrastarlo con gente como a quien ella decidiera dedicarse,  y hacer una comunicación eficaz, perseverando en irla ajustando y mejorando día a día.

Este es el contenido del email, que comparto con la esperanza que también pueda ser útil a otras personas maduras que buscan de manera determinada soluciones realistas:

Tiene usted un estupendo currículum, con mucha labor de servicio y entrega encomiable.
Al leerlo, veo con más claridad que usted tiene mucho que ofrecer de especial a personas que precisan ayuda, asistencia personas y psicológica.
Si yo estuviera en su lugar, haría:
    1. Concretar qué amo más hacer, entre todas las labores que he realizado en mi vida profesional. 
    2. Qué otra labor siempre he querido realizar y nunca me he atrevido por pensar que no saldría, que no era mi momento, que tenía obligaciones familiares. . . 
    3. De estos dos puntos, priorizaría aquello que en estos momentos me haría más ilusión llevar a cabo y que crea tiene sentido desde el punto de vista de la utilidad real a otras personas, que crea están dispuestas a pagar por ello
    4. Esto lo concretaría en un Lienzo (Modelo Canvas en inglés) para comprender mejor cómo quiero que sea efectivo. 
    5. Lo repasaría durante varios días, para cerciorarme que de verdad me gusta lo que sale, que creo lo puedo hacer, que es realmente útil y que estarán dispuestos a pagar por ello.
    6. Lo consultaría con un especialista en modelos de negocio, para contrastar mi parecer con el suyo. 
    7. Saldría a la calle a preguntar a gente qué les parece mi ofrecimiento y si tuvieran esa necesidad, qué estarían dispuestos a pagar por ello. 
    8. Ajustaría mi modelo de negocio teniendo en cuenta las opiniones más relevantes encontradas. 
    9. Crearía un precioso y económico folleto que identificara lo que propongo, muy bien hecho y estudiado en sus contenidos y estructura. 
    10. Haría 5.000 copias y “empapelaría” los edificios cercanos a mi casa con mi propuesta,buzoneando y dándolo en mano a personas conocidas.
    11. Me haría una página de Facebook profesional, una FanPage, y colgaría en ella entradas e imágenes referentes a mi trabajo y a lo que sé acerca de él,invitando a personas conocidas y haciendo un poco de promoción bien dirigida a gente del barrio. 
    12. Comentaría con todos los comercios cercanos mi labor y les propondría que si de ellos vienen clientes referidos, les haría a ellos mismos algún servicio gratuito de alguna hora.
    13. Haría este reparto una vez al mes, en tres ocasiones en mi zona, sabiendo que sólo en estos casos la repetición genera presencia y las personas así pueden recordar y asociar. 
    14. Buscaría un asesor fiscal para atenerme a la posibilidad de facturar hasta siete mil euros año sin tener que darme de alta en autónomos y estar legal. 
    15. Y de la experiencia de lo poco o mucho (o nada) que saque cada mes, y de las respuestas de quienes me comenten detalles que observan de mi propuesta, lo mejoraría mes tras mes hasta dar con la clave que me permita empezar a obtener ingresos regulares. 

Si considera que lo hará mejor con mi ayuda,  haríamos en función de su realidad económica un acuerdo por el que, bien valoraríamos sólo la horas directas de dedicación en Skype por videoconferencia en 40 € cada dos semanas más o menos en tres meses, o si le fuera necesario, dejaríamos para cuando usted gane los primeros mil euros el abono de 300 € únicos por el servicio realizado.

 

Confío en que estas sugerencias puedan serle de utilidad, Agustina.
Ya me cuenta las acciones que decida realizar con ello.
Abrazos, junto a mi mejor deseo para Usted y su bienestar.”  

 

Ojalá que a Ti también te inspire soluciones útiles para tu propio caso.

Saludos cordiales de Prudencio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *