Nuestro compañero Prudencio López escribió hace unos meses una interesante reflexión en su blog: “El Valor Añadido como premisa de supervivencia está también en la comunicación. Es que ahora para llegar a él y poder tener su atención por un momento, nuestra forma de comunicar con él necesita cubrir esta premisa, ya famosa entre la gente interesada en aprender a comunicar hoy: ¿No tienes nada interesante que ofrecer?”.

Es cierto que los tiempos han cambiado y con ello la forma de comunicar y de transmitir. Por ello es muy importante pensar en primer lugar a qué público objetivo (target) se deben dirigir nuestras comunicaciones, qué es lo que queremos transmitir y después utilizar todas las herramientas a nuestro alcance para ello, incluidos (y sin despreciarlos) los medios de comunicación tradicionales unidos a los social media (blogs, web, redes sociales…).

El cliente se ha vuelto muy exigente y no se conforma con lo primero que le ofrecen, nuestro mensaje debe aportarle un valor añadido que de más consistencia si cabe a nuestro producto para poder ser, finalmente, por lo que se decida el cliente. Sin duda, a veces, es mejor no comunicar nada sino tienes nada interesante que decir, ya que puede desvirtuar mucho tu producto/marca y ser despreciado y/o abandonado por el cliente.

Hoy en día existe un “bombardeo” de marcas, productos, campañas publicitarias, fidelización etc, simplemente debemos de fijarnos en las grandes superficies, buscas un producto determinado y del mismo tienes cien variedades diferentes pero finalmente ¿porque te decides por uno en concreto? ¿Calidad/precio?¿sólo precio? ¿sólo calidad? ¿o es lo que tenías a primera vista y has dicho: “Este mismo”? ¿o es el que venía en el folleto/campaña/descuento?.

Debemos encontrar nuevos caminos para que el cliente no sólo vea un producto/marca, sino algo más, y tenga la convicción de que ha realizado una buena compra.

Os dejo con este video que muestra claramente ese cambio en la forma de comunicar para poder llegar a nuestro cliente final.

Un saludo

Área de servicios