Desde que está funcionando LyN en nuestra empresa me he encontrado con bastante gente emprendedora que quiere montar su propio negocio. Cada una de ellas tiene su propio enfoque de porqué quiere montar su propio negocio y podría a firmar que existen tres tipos de emprendedores:

Los trabajadores: son esas personas que tras cansados de buscar trabajo y no encontrarlo se plantean generarlo ellos mismos. Pienso que son los que más están surgiendo en los días que corren. Gente con ganas de trabajar que prefieren aportar todo lo que tienen con tal de conseguir ese trabajo.

Los inversores: personas que disponen de un poder adquisitivo elevado y tras darse cuenta que las entidades bancarias no le dan una rentabilidad razonable a sus ahorros prefieren invertir en negocios con futuro. Este tipo de emprendedor o inversor busca un negocio con una elevada rentabilidad que le permita amortizar esa inversión en poco tiempo, son personas que buscan y rebuscan el tipo de negocio. Pienso que son el complemento ideal para el primer tipo de emprendedor, no les interesa el trabajo si no buscar la rentabilidad de su inversión, por lo que necesitan a una persona que establezca un negocio y que les reporte un alquiler a su inversión.

Los inquietos: estos son los generadores de nuevos negocios, son personas que todos los días se levantan con una mentalidad abierta, que sin necesidad de montar un negocio propio están aportando siempre nuevas ideas, las piensan las desarrollan y si ven que no les convence buscan otras diferentes. Este tipo de personas montan el negocio una vez que la idea les convence personal y profesionalmente. Pienso que este tipo de emprendedor es el que monta los negocios innovadores.

Seguro que todos podemos encajar en alguno de estos perfiles y si lo pensamos encontraremos a personas de nuestro entorno que también se adaptan.

¿En cual te encuentras tú?

Un saludo

José Manuel Pascual,

Responsable Área Técnica