Innovar no es tener ideas, sino resultados

Pago por resultadosEl hábito de adquirir información se vuelve, con la rutina del proceso, en una prioridad para el profesional. Hace sentir bien porque atiende al estímulo natural de aprender, de conocer nuevas herramientas, contrastar información, poder decir cuando alguien pregunta la respuestas adecuada… Hasta el punto de esperar que el hecho de poseerla y poderla entregar dosificada permitirá cobrar bien por ello.

Es comprensible que siga muy extendida la creencia de que es su posesión y suministro lo que se valora al creer que seguimos en la era de la información.

Es increíble como en cuestión de una década y sin apenas ser percibido por la mayoría, hemos cambiado de era nuevamente, acelerándose el proceso por la conjunción de factores de crisis que han sobrevenido en estos últimos años.

Creo que para bien, aunque el proceso de adaptación esté siendo para muchos de nosotros difícil de conjugar con el mantenimiento de nuestros necesidades económicas y nuestros compromisos, estamos ya de lleno en la era del conocimiento. Sobre todo para los profesionales que dependemos de que el cliente actual, persona física o empresa, nos contrate y pague por nuestros servicios.

La diferencia, sutil en su apariencia y profunda en su impacto, está sobre todo en que lo único que hoy aporta valor real y por tanto no decepciona, es la implementación eficiente de acciones que consiguen resultados.

Ahora lo que sobra es información. Es más, una de las profesiones con más futuro es la denominada en inglés Content Curator, Curador de Contenidos, cuya misión es separar la que es útil para aplicar en cada circunstancia.

Viene a mi memoria el tweet de @virginiogInnovar no es tener ideas, es tener resultados.

Así de sencillo y de contundente. De transformador. Así que bienvenido al mundo de las soluciones. Cuanto mejor apliquemos, sólos o en red, nuestro conocimiento para aportar a cada persona lo que precisa en la solución de su necesidad, mejor nos va a ir las cosas. A nosotros y todo el que ahora decida sumarse al modelo pragmático de valorar su trabajo y percibir por soluciones y no por «trabajo, horas o información compartida».

¿Qué te gustaría preguntar o comentar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *